Ha sido un placer participar en el proyecto Último Deseo de la Fundación Miranda para ayudar a Aurelio a cumplir su sueño: volver andar.